Corrientes del pensamiento – Actividad

A partir de la publicación digital de la nota :  La palanca que mueve el mundo del diario La Nación, reflexionamos sobre algunos puntos con respecto al liberalismo. Olvidada la idea mercantilista sobre la riqueza, asociada a la acumulación, han surgido diferentes formas de sostenimiento y crecimiento de la economía. En este sentido “las estadísticas indican que más de la mitad de los nuevos empleos se originan en empresas que tienen menos de cinco años de vida” demuestra que la capacidad de crecimiento de la economía en la actualidad pasa por la circulación de la producción y no por el mero acopio de riquezas.
Frente a las sucesivas crisis económicas, en la actualidad se ve como las empresas consideran la oportunidad de abrirse a nuevos mercados y reinventarse. Mientras que lo clásico ha sido la reducción de personal y el ajustamiento hasta que las utilidades sean lo suficientemente seguras para operar, en la actualidad nos encontramos con un panorama muy distinto.
Por ello mismo se considera que “ha quedado atrás la era del capitalismo post-industrial, superada por la del capitalismo emprendedor”. Esta forma de capitalismo emerge de comprender la necesidad de transformación frente a la realidad y no tanto de manipular la economía para obtener los réditos a cualquier costo. La característica es que se juegan los mismos condicionantes: la oferta que no debe superar a la demanda.
Como en la fórmula clásica del liberalismo, hubieron individuos que descubrieron las necesidades que tenían sus semejantes y tomando la iniciativa, intentaron producir los bienes o servicios que parecían hacer falta.
Eso generó una demanda de productos que impulsó al sector desde donde se producía. Es decir, redundó concretamente en más trabajo, aumentando el estándar de vida de la gente que consumía esos productos. La diferencia con el capitalismo industrial es que se abren los espacios a nuevas tecnologías, por ejemplo las de la información de forma que se revierten las miradas negativas sobre sectores en los que es muy difícil operar.
De esa forma la capacidad de enfrentar al desafío de forma inteligente, y no abrumando al mercado de productos innecesarios, muestra una nueva posibilidad del capitalismo en la realidad.
En este sentido la competencia parecería benefiar directamente al consumidor, dado que la forma de hacer negocios de las empresas no es boicoteando o monopolizando los productos, sino mostrando la calidad de lo que se produce. Esto trae aparejada una lógica negativa en tanto que genera un recursivo agotamiento de la novedad. Lo nuevo resulta actualmente obsoleto porque se está diseñando nuevas formas del producto o sus actualizaciones.
En definitiva no ahoga el mercado, sino todo lo contrario, se asienta en el principio capitalista de circulación de bienes. La producción da trabajo, los sectores se fortalecen con variedad de productos, y constantemente se genera la demanda, ahora llamada “novedad”.
No se trata de si el Estado interviene o no, hemos presenciado la respuesta del Estado a momentos donde debe intervenir, porque si no las consecuencias económicas son nefastas para la salud social. Luego, habrán mejores o peores estrategias para intervenir, esto se puede evaluar a partir de las consecuencias generadas por la intervención.
Auqellas que generen más producción y movilización d ela economía serán las que prevalezcan como mejores frente a las que busquen satisfacer a sectores que congelan la economía. Movilidad es necesidad, carencia, oportunidad, etc. Vemos que nada a lo que se alude es estático,  justamente a tono con las características que se resaltan en los que llevan adelante el capitalismo en la actualidad.

Sin embargo, se destaca que la mirada debe apuntar a no errar el camino obstinadamente. Las señales, indicios y pruebas que se anda por mal camino no tienen que desperdiciarse. Aunque con productos nuevos se arranque con la idea que la demanda supera la oferta, la motivación para que la demanda siga creciendo es fundamental, y en terreno del capitalismo, si no hay demanda, a otra cosa. El tiempo que se pierde en una empresa sin sentido es correlativo a dinero mal invertido.
El diferencial es algo que no nos caracteriza a los argentinos, la confianza. En un terreno de imprevisibilidad, como es el que surgen las empresas, que deben lidiar con que “Los pronósticos casi nunca resultan certeros, y más ventas no siempre resuelven un problema de caja. Las relaciones con los proveedores serán tirantes si hay deudas de por medio, y muchas veces no se las puede saldar en la fecha prometida” la capacidad de gestionar y sostener la confianza del entorno es crucial.
Atenerse a los principios básicos del capitalismo para pensar la forma de relacionarse con el medio puede permitir comprenderse dentro de la lógica imperante, y es allí donde se forja la posibilidad. Sin embargo sin la confianza, nada de lo que se hace, puede salir bien. Por un lado, la de los inversores que desean ver lo que se hace con su capital, por el otro el mercado que es necesario dominar y fortalecer con lo que se produce. En medio de todo esto el emprendedor  que desea comprender y jugar dentro de las reglas de mercado, para obtener el mayor beneficio personal (individualista) que en definitiva repercute en mayor y mejor trabajo para el resto de los individuos.
Si el capitalismo no se reinventa, y mira constantemente su vinculo con la sociedad que lo mantiene, verá su futuro en la cara de quienes sufren. Solo la renovación a partir de la creatividad y la educación en ese sentido podrá ser la llave que mantenga funcionando el sistema. Desmerecer alguna de las partes constitutivas de la economía le valió a los sistemas las crisis que hemos visto a lo largo del tiempo. El crecimiento tiene que ser parejo de todos los sectores o se verá caer en vicios que terminan por afectar al conjunto de toda la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: