Paradigma de la complejidad

Paradigma. Para comprenderlo habría que remitirse a los escritos de T. Kuhn, aunque él mismo, en su “Estructura de las revoluciones científicas” da más de 20 definiciones diferentes para la palabra paradigma. Sumado a esto, luego de algunos años de publicado el libro, y ya cansado de aclarar “que” no era paradigma, se arrepintió de haberlo escrito. Sin embargo, la palabra prosperó hasta el punto de hablarse de algo que el autor no ha pensado.

En fin, un paradigma viene a ser aquello que está por encima de las particularidades; una especie de ideología que no asumimos sino que heredamos de las situaciones vividas. Como ejemplo, me gusta el de nuestra sombra, podemos cambiarla porque no nos gusta nos vemos muy gordos, o flacos, o lo que sea, pero en definitiva no nos deshacemos de la sombra sin perder lo más importante.

Entonces, mejor que suponer que no estamos dentro de ellos, es tratar de explicitar cuales son sus límites, y ahí mismo nos damos cuenta que estamos dentro de uno. Por ejemplo, si damos por sentado la física euclidiana, cuando nos intenten explicar teorías no euclidianas, las miraremos casi como un sacrilegio. Hay un cuentito interesante “Planolandia” de Abbott, que tal vez representa este punto.

El tema central de los paradigmas es que no se abandona uno, si no hay otro al cual adherirse. Esto es, en un ejemplo, no abandonamos un barco aunque haga agua hasta no tener otro cerca, lo aguantamos lo que podemos (llego hasta acá con este punto, porque no es una exposición sobre el avance de la ciencia, es decir, explicar, ciencia normal crisis, etc.)

En cuanto al término complejidad, podemos entenderlo en principio como la limitación de comprenderlo todo estando dentro de lo que tenemos que comprender. Según Morin, Edgar hay 7 principios básicos que guían al pensamiento complejo.

  1. el principio sistémico o organizacional bajo el que se relaciona el conocimiento de las partes con el conocimiento del todo;
  2. el principio hologramático que incide en que las partes están dentro del todo y el todo está en cada parte;
  3. el principio retroactivo que refleja cómo una causa actúa sobre un efecto y, a su vez, éste sobre la causa;
  4. el principio recursivo que supera la noción de regulación al incluir el de autoproducción y auto-organización;
  5. el principio de autonomía y dependencia en el que expresa la autonomía de los seres humanos pero, a la vez, su dependencia del medio;
  6. el principio dialógico que integra lo antagónico como complementario;
  7. el principio de la reintroducción del sujeto que introduce la incertidumbre en la elaboración del conocimiento al poner de relieve que todo conocimiento es una construcción de la mente.

Lo importante es comprender la interconexión entre lo que investigamos y las herramientas que utilizamos. No se plantea invalidación, sino la capacidad de comprenderse dentro del contexto de investigación, y sobre todo tener en cuenta las influencias que tenemos al investigar y relacionarnos con la realidad.

Luego, debemos suponer posiciones relativas para pensar la realidad, y no absolutas, porque con esta última se pierde riqueza en el conocimiento de la misma.

Para Melisa.

Anuncios
Publicado en ISCCS. 1 Comment »

Una respuesta to “Paradigma de la complejidad”

  1. Melisa Says:

    Clarisimo!! Muchas gracias Leo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: